-
© J. E. Gómez 
Logo diseñado por IndyRock para la primera 
biografía de los Cero, el libro '091' 
091 'Resurrección' 2016
FOTOGALERÍAS
Granada MANIOBRA FINAL

17-12-2016
Fotos: Frank Karmona
Concierto en El Ejido 

'Penúltima cita' - 10-12-2016
Fotos de Frank Karmona 
Granada Plaza de Toros 13-05-2016

Acústico en la Qubba 06-05-2016
Fotos: Merche S. Calle
091 en Motril
23 de julio 2016. 

Fotos: Javier Martín - IDEAL
Cruilla Festival, Barcelona

Fotos: Quim Cabeza
Festival Blues de Cazorla. 7 julio 2016

Por Luis Miguel Albarracín
Sevilla. Sala Custon 8 y 9 abril 2016

Fotos: Luis Miguel Albarracín
Úbeda, Jaén 19 de marzo 2016

Fotos: Alberto Román
Madrid. Sala Joy Eslava 10-03-2016

Fotos: Marina Sanz y Javier Alonso
Gira 2016 Maniobra de Resurrección
Producción: Riff Producciones
bb
--
.




* PÁGINAS Y AGENDAS

 

Web especial Lapido en IndyRock
'Todo lo que vendrá despues'
Reedición remasterizada
Lapido
Mama baker
Sugarfish
Mezcal
Sin Perdón
TNT
TNT = Exxon Valdez
.
091 * Ceronoventayuno

35 años con Cero
IndyRock muestra la evolución, el devenir de la banda de rock más influeyente de la historia. 15 años en activo, veinte de experiencias creativas y, al fin, el regreso, la 'Resurrección'
1981-1986. Desde AlDar hasta el 'El Último Concierto' con el libro biográfico '091' (Juan Jesús García y Juan Enrique Gómez - Osuna 1996)
1996-2015. Veinte años de grupos, soledades y conciertos. IndyRock, vídeos, crónicas y fotos
2016. El año de la 'Resurrección' - IndyRock - Vídeos, crónicas y fotogalerías 
Exposición Cara B, inauguración
La ‘Cara B’ de los Cero
Una exposición retrospectiva muestra imágenes, objetos, instrumentos y desempolva ropas y recuerdos de 091
Juan Enrique Gómez / IndyRock
La primera guitarra de Lapido fue una ‘estrato’ de su hermano Javier. Ahora la tiene Víctor; los ‘zapatos de piel de caimán’ están sobre una ‘fly cage’ junto a la chaqueta negra y la camisa floreada de José Antonio García; la batería de Tacho, un bajo Rickenbacker de Jacinto; los viejos amplificadores, cintas y los cuadernos de dibujos que ‘El Pitos’ hacia a modo de diario de ruta. Todo está en la sala de exposiciones del edificio Zaida de la Caja Rural, en pleno centro de Granada. Forma parte de la exposición ‘091, Cara B’ que ha sido organizada gracias al empuje de dos seguidoras del grupo granadino, Carmen Robles y Carmen Rodríguez Novi, que como comentó José Ignacio Lapido, “han abierto el baúl de los recuerdos, de Karina, para recuperar objetos que estaban a la espera”.

La exposición, que se mantendrá abierta hasta el día 4 de marzo, es un recorrido por la historia de los Cero, con imágenes de sus albores, cuando el grupo se llamaba Al-Dar; cintas grabadas en los locales de ensayo para comprobar cómo sonaba tal o cual canción. “No solo nos hemos reencontrado con cosas que no recordábamos, sino que hemos podido disfrutar de elementos que si siquiera sabíamos que estaban ahí”, afirmaba Tacho González durante la inauguración de la muestra, que para Lapido, “ha sido un magnífico trabajo realizado con un gran cariño por Carmen Robles y Carmen Rodríguez Novi”. Jacinto Ríos, afirma que “ha sido bonito revivir recuerdos e historias”.

Para los Cero, 2017 empieza como un colofón del año de la ‘Resurección”. “Hemos recibido la Medalla al Mérito de la Ciudad, y ahora está muestra retrospectiva. Realmente estamos agradecidos y encantados de recibir el cariño de la ciudad de Granada y de nuestros seguidores. Creo que esta muestra les va a gustar”.

Exposición Cara B
Sala Zaida, Caja Rural, Granada
deñ 9 de febrero al 4 de marzo 2017

091 MEDALLA DE LA CIUDAD DE GRANADA
Como colofón del año de la 'Resurección' el grupo 091 es galardonado con la Medalla de Plata de la ciudad de Granada, uno de los más importantes reconocimientos oficiales de la ciudad de la Alhambra. Foto: Fermín Rodríguez / IDEAL

'CARA B' Una muestra de la 'vida' de 091


La Fundación Caja Rural de Granada presenta una exposición única del mítico grupo granadino 091 
“Cara B” (El Tour Gráfico de la Banda) es un recorrido por los recuerdos más íntimos y personales de cada uno de los músicos del grupo. 
Se inaugurará el próximo 9 de febrero en la Sala Zaida de Caja Rural y estará expuesta hasta el 4 de marzo.

La muestra de 091, “Cara B” (El Tour Gráfico de la Banda), pretende hacer un viaje hacia la cara más oculta del grupo granadino a través de fotografías, algunas inéditas y personales, procedentes la gran mayoría de los archivos exclusivos de sus miembros, y de los fotógrafos y periodistas de la escena musical de Granada.
La exposición recorre también la historia del grupo navegando entre los objetos que han hecho posible la música y la puesta en escena de 091. Instrumentos musicales, vestuario original y documentos manuscritos que permiten conocer el proceso de creación y de trabajo de uno de los grupos más emblemáticos del rock en nuestro país. En la exposición se hace un recuerdo especial hacia todos los miembros que en su día pasaron por 091 así como por los diversos grupos que los antecedieron y que dieron lugar a su formación. Es también un homenaje a varias generaciones de artistas y trabajadores del mundo de la música, tanto en estudios de grabación como en las largas horas de carretera: La cara B.
El diseño del cartel lo ha gestado Alfonso Perroraro, habitual del diseño gráfico granadino en producciones para salas de conciertos como Planta Baja o la Universidad de Granada. También ha colaborado en la imagen corporativa de artistas como José Ignacio Lapido o Eskorzo.

“Cara B” (El Tour gráfico de la Banda) | Sala Zaida | Granada | del 9 de febrero al 4 de marzo| de lunes a sábado de 18.00 a 21.00 horas.
Una idea original de Carmen Rodríguez Novi y Carmen Robles


MANIOBRA DE RESURRECCIÓN * VUELTA AL ROCK

091, Así acaban los sueños
Granada, MANIOBRA FINAL 17 diciembre 2016
Crónica por Luis Miguel Albarracín
Fotogalería por Frank Karmona
091 - Concierto en El Ejido 'Penúltima cita'

Lo cierto es que la melancolía está llegando
Crónica por Luis Miguel Albarracín / IndyRock
Fotogalería de Francisco José Carmona / IndyRock

091- Concierto en Guadix
Sigue estando San Torcuato de nuestro lado
Crónica por Luis Miguel Albarracín / IndyRock


091 deja huella en Motril
23 de julio 2016
Crónica por Luis Miguel Albarracín / IndyRock
Al fin, profetas

Crónica de dos noches de conciertos. Los grandes momentos de un cambio de era para la música hecha en Granada
13 y 14 de mayo 2016 Plaza de Toros Granada
Por Luis Miguel Albarracín / IndyRock
(Artículo completo...)
Todos mis amigos

Por Merche S. Calle / Editora de IndyRock 
Una visión del concierto de la Plaza de Toros Granada 13 de mayo de 2016 
(Artículo completo...)
 

EDITORIAL



091 abre la puerta de las estrellas
Por Juan Enrique Gómez – Director de IndyRock
“El silencio de la noche ayudó a propagar los sonidos distorsionados de las guitarras. La luna se sumó a la contemplación, al salvaje baile de los desesperados. Una Gibson SG negra lloraba al viento. Los buffers marcaban las cotas más altas de la historia reciente del rock'. Es el párrafo que escribí como inicio del libro que en 1996 se convirtió en la primera biografía de 091 (Juan Jesús García y Juan Enrique Gómez –Ediciones Osuna – mayo 1996). Era la constatación de que el fin no es siempre un final. Aquella noche, cuando los Cero creyeron cerrar la última página de su historia, se iniciaba el germen de un lento ‘big bang’, de un proceso que daría forma a un nuevo universo en el que la sensación de ausencia alertaría los corazones para generar un nuevo impulso, daría lugar a puntos de luz que poco a poco reactivasen las  palabra y las notas que nunca dejaron de viajar en el espacio-tiempo.

Dos décadas después, la música fue el detonador de una gran explosión cósmica que daba luz al ‘Universo Cero’. El gran resplandor inundó las mentes esperanzadas, pacientes y expectantes. 091, la banda española de rock más querida de la historia de la música contemporánea, volvía a enarbolar su bandera, a entonar sus himnos y a recibir el calor de decenas de miles de viejos y nuevos seguidores. Escenarios de festivales en el norte y salas de reconocido prestigio en la capital del Reino y en territorios de provincias, solo fueron instantes precursores, etapas de un viaje por el gran acelerador que había de confluir en el centro neurálgico de los Cero. Dos instantes eternos, dos días para la música y redescubrir sensaciones latentes, que no olvidadas. 

No son veinte años sin Cero, dos décadas de espera. En realidad han sido para disfrutar de otras formas de sentir, de plasmar la creación interior, para explorar otros mundos y exponerlos como regalo a la legión de huérfanos del 96. No han sido 20 años baldíos, sino 35 de grandes canciones. 

En mayo de 2016, a pocos días de cumplirse el aniversario de la desaparición, los Cero ejecutaban su ‘Maniobra de la Resurrección’, la misma noche en la que el ‘Espantapájaros’ lograba, por fin, su milagro.


Así acaban los sueños
Granada, MANIOBRA FINAL 17 diciembre 2016
Crónica por Luis Miguel Albarracín / IndyRock
Un lugar para encontrarse con viejos y nuevos amigos.
Como todo en esta vida llega, la Maniobra Final también lo hizo. Después de treinta y ocho conciertos en las espaldas el Palacio de Deportes granadino hizo las veces de Maracena, solo que veinte años más tarde. Casi nada. Todos estábamos allí, y los que no pudieron asistir por diferentes motivos seguro que escucharon en Radio 3 un pedazo de concierto que se alargó hasta las dos horas y cuarenta y cinco minutos. Nada que envidiar a Bruce Springsteen. Al igual que en otros bolos, Dylan y The Jayhawks (en esta ocasión "Stumbling through the dark") sonaban por los altavoces en los minutos previos a la gran cita. 

Con puntualidad inglesa, a las diez de la noche, en las dos pantallas situadas a los lados del escenario aparecieron imágenes de los músicos y seguidores en diferentes momentos de la gira, sobre todo haciendo referencia a los dos días en la Monumental de Frascuelo. Con música de Espantapájaros de fondo y con un "Gracias" final que llenaba de emoción el recinto. 

El grupo se despide de su gira Maniobra de resurrección en lo más alto, igual que ocurrió en el año noventa y seis. El set list fue el mismo que en su penúltimo concierto de El Ejido, salvo que incluyeron "El lado oscuro de las cosas", "Un camino equivocado", su "Cementerio de automóviles" y "Venus". Y como no podía ser de otro forma, la lluvia volvió a acompañar a la banda, como ocurrió en algunas citas anteriores. El Palacio se convirtió en un inmenso karaoke, había más ganas de celebrar que de pensar en despedidas. Con un Pitos muy comunicativo, y aparentemente recuperado de sus problemas de voz de la semana pasada, fueron cayendo frases muy sentidas como "Buenas noches Granada", a la que el público respondió con un "Ceeero, Ceeero"; "Volver donde todo terminó. Y después de cuarenta conciertos éste ha sido el mejor regalo. Muchas gracias por esperarnos. Todavía nos queda una gran noche por delante. Cantad cada canción como si fuera la última. Bienvenidos a nuestra Maniobra Final; "No nos queremos olvidar de dar las gracias a todo el equipo técnico, luces, sonido, backline, promotores, festivales, familias y al público. Gracias por esperar veinte años". Para cerrar la primera parte de su actuación con "La torre de la vela" llegó un "Las despedidas son tristes. Ha sido un placer estar con vosotros"; y antes de echar las persianas con las tres últimas canciones: "Es difícil abandonar el mundo de los vivos. Me habéis dado gasolina por lo menos para veinte años más. Nos vemos en próximas reencarnaciones". Por lo que respecta al maestro Lapido, al que nunca lo he escuchado hablar durante toda la gira, también expresó sus emociones antes del momentazo de "La canción del espantapájaros": "Nos volveremos a encontrar. No sabemos cuándo ni dónde, pero volverá a brillar el sol". 

Que se trataba de una noche especial se apreciaba en gestos que en otros conciertos no se habían producido. Por ejemplo, en "Otros como yo" Pitos se acercó a Chico Lapido y tocó su guitarra en un gesto de empatía. O el cambio de vestuario de Jose Antonio, al igual que ocurriera en Maracena: comenzó con chaleco y camisa negra con lunares blancos, cambió la camisa negra por una blanca de lunares, para acabar con camiseta negra en la última parte y pegar fuego en su oficina como en los viejos tiempos. Cuando la última nota sonó Pitos tiró el micrófono al suelo. Hasta aquí hemos llegado. No sabemos si habrá más resurrecciones, lo cierto es que estos Cero nos han hecho vivir cada concierto como si fuera siempre el último, devolviendo a muchos emociones que tenían olvidadas. Sólo por eso tenemos que darles las gracias. 

Como ha sucedido durante toda la gira, "Hurricane" de Dylan nos volvía a poner los pies en la tierra. Ni el mismo grupo sabe si continuará en activo. Se irá viendo con el devenir de nuevos acontecimientos y con el paso del tiempo. Si 091 expresó su agradecimiento al principio del concierto con un sencillo y caluroso "Gracias", creo que sus seguidores devuelven el mensaje, haciendo de toda su gira una gran fiesta, un lugar para encontrarse con viejos y nuevos amigos. Una forma como otra cualquiera de celebrar que estamos vivos y que no sabemos por cuánto tiempo. Como decía la pancarta colgada en las gradas: ¡Larga vida 091! Jose Ignacio, Jose Antonio, Tacho, Víctor y Jacinto. Gracias. 


Lo cierto es que la melancolía está llegando
091 Concierto en el Ejido, la penúltima cita del año de la Resurrección 10-diciembre 2016
Crónica por Luis Miguel Albarracín / IndyRock
El grupo granadino 091 tocaba en su penúltima cita del año en el Auditorio de El Ejido. Con un público entregado desde el principio, con niños cantando cada tema mejor que el propio Pitos, la noche sabía a triunfo y éxito. 
Sobre las diez de la noche los hombres de negro se iban posicionando en el escenario mientras por los altavoces sonaba "The man with the Harmonica" de Ennio Morricone. Para ir calentando el ambiente previamente sonaron temas de Kings of Leon, el "Tailspin" de The Jayhawks o Dylan. 

Jose Ignacio Lapido acaricia su Gibson SG, la que hace poco tiempo cumplió treinta y cinco años, y hace sonar el primer chispazo de "Palo cortao". Cuando llega el momento de tocar la armónica aparece Jose Antonio García, vestido elegantemente con camisa blanca de lunares, chaleco y gafas de sol, aunque en esta ocasión sin sus ya clásicas botas terminadas en punta. 

Acompañados de dos ruedas de calidad fuera de serie como son Jacinto Ríos y Chico Lapido, el motor es la batería de Tacho González, lo que convierte al grupo en un cadillac con todos los extras.
"Qué fue del siglo veinte" fue el segundo misil mandado a la sala, y tras el tercero ("Zapatos de piel de caimán"), Pitos dijo las primeras palabras de la noche: "Buenas noches El Ejido. Es un placer, de verdad". 

El grupo ha alcanzado un gran estado de forma, cada uno de sus componentes tiene muy claro cuál es su rol, y podrían repetir sus shows con los ojos cerrados. La banda paraba un poco entre tema y tema; muy posiblemente se debiera a los problemas de garganta de Jose Antonio, que se comportó como un gran profesional. Hay que recordar que la noche anterior habían actuado en Málaga, lo que significaba más castigo para su voz. 
Fueron cayendo composiciones que siempre se han mantenido en el set list de la gira "Maniobra de resurrección", incluyendo algunas que no han sonado tanto. Es el caso de "El deseo y el fuego". Y por supuesto "El baile de la desesperación" no podía faltar. Jose Antonio presentó "Para impresionarte" recitando "He pasado muchas horas deambulando para regalarte". Esta vez una de las sacrificadas fue "Debajo de las piedras". 

   Se trataba de la primera vez que disfrutaba de 091 en un auditorio, con el inconveniente que supone tener que permanecer sentado durante un concierto de rock. Para nada fue un obstáculo. A las primeras de cambio el público saltó de sus butacas y dio rienda suelta a su pasión por los Cero. Sólo en los tiempos más lentos sus seguidores se daban un respiro y se sentaban por un instante. Para poner la carne de gallina se escucharon "Escenas de guerra" (una de las olvidadas en muchos conciertos de la gira), "Tormentas imaginarias" o "Un cielo color vino", donde Pitos saca a relucir todas sus dotes actorales y lo borda, interpretándola sin sus gafas de sol. 

El cantante de la banda presentó "La torre de la vela" con un "Con gente como vosotros resucitaríamos más veces. Os queremos". Así acabó el grueso de su actuación. Pero lo bueno aún no había llegado. 
El maestro Lapido haciendo una reverencia cambió su guitarra eléctrica por una acústica, y llegó el momento de mutarse en espantapájaros. Sublime. 

Se esperaban con los brazo abiertos "Cementerio de automóviles" y "Venus", el gran descubrimiento. Pero quizá debido a los problemas de voz de Pitos las reservaron para otra ocasión. Una verdadera pena. 
Las canciones que sirvieron de final fueron de traca. Jose Antonio y el resto del grupo se sentían como en casa, y las gafas de sol del frontman desaparecieron para empatizar más si cabe con su público. 

Sonaron "Esta noche" y "La calle del viento". Y antes de la sobrecogedora "Cómo acaban los sueños", Jose Antonio dijo que "No tengo la voz muy fina, pero que hay que hacer un esfuerzo por vosotros". 
Para poner la guinda al pastel sonó "Fuego en mi oficina". Increíble. Los Cero la tocaron con una fuerza y energía que quedará para el recuerdo. 

La Maniobra Final se acerca. Será el diecisiete de diciembre en el Palacio de Deportes de Granada. Muchas emociones, recuerdos y amigos aparecen en la retina de muchos. En el concierto de El Ejido coincidí con fans de Almería y de Caniles que conocí en el segundo concierto de 091 en la Plaza de toros de Granada. Y qué decir de la niña de seis o siete años que se sabía todas las letras del grupo, a la que Jose Antonio tuvo el detalle de acercarse y darle dos besos. Ver para creer. El año Cero concluirá con su nuevo "último concierto". Que nos quiten lo "bailao". Por lo que respecta al futuro, esperamos que nos sorprenda para bien. 
Tras dos horas y cuarto de "música buena para gente buena" las almas volvieron a tocar la tierra. "Hurricane" de Dylan sonó de nuevo, como en las mejores noches.



 
091- Concierto en Guadix
Sigue estando San Torcuato de nuestro lado
Crónica por Luis Miguel Albarracín / IndyRock
 Si hace poco más de un mes 091 salió por la puerta grande de la Plaza de toros de Motril, en esta ocasión el triunfo se produjo en la Plaza de las Palomas de Guadix. Con las fiestas accitanas calentando motores, qué mejor etapa prólogo que un concierto de los granadinos de moda. Tras su actuación en Motril escribí que los próximos bolos serían todavía mejores, y no me equivocaba para nada. El repertorio en los dos conciertos ha sido el mismo, si bien ha transcurrido un mes entre ambos, habiendo tocado en diferentes festivales veraniegos como por ejemplo el Low Cost alicantino, y eso se nota. La soltura sobre las tablas, el dejarse llevar está surtiendo efecto. 

   Lo que no falla nunca en sus conciertos son las buenas canciones que suenan por los altavoces antes del show. En Guadix sonaron 'Dime, dime' de nuestros queridísimos Los Ángeles, 'I fought the law' de los Stray Cats o un grupo que los va acompañando en toda la gira, The Jayhawks. 
   La cola para entrar al coqueto recinto era interminable. Había muchas ganas de ver al grupo, y fue mucha la gente que se acercó desde Granada, incondicionales que compiten unos con otros por ver quién los ha visto más veces en su gira Maniobra de resurrección

   A las diez y media comenzaba el que se está convirtiendo en el habitual ritual para muchos. Suena la magnífica 'The man with the Harmonica' de Ennio Morricone, los cuatro hombres de negro saludan y se van colocando en sus puestos de salida. Y cuando el maestro Lapido toca los primeros acordes de 'Palo cortao' el éxtasis y la devoción se apoderan de sus seguidores. Porque el quinto hombre de negro, Jose Antonio, aparece un poco antes de darle rienda suelta a su armónica. 
   Si tras veinte años de paréntesis 091 ha vuelto a los escenarios, es porque sus canciones durante ese tiempo no han dejado de sonar en la cabeza de mucha gente. Así que cada vez que sacan a pasear su repertorio uno se da cuenta del gran legado que han regalado a sus fans. Si pensamos en las canciones con más pegada, cada noche no pueden faltar 'Zapatos de piel de caimán', 'Debajo de las piedras', 'El lado oscuro de las cosas', 'Huellas', 'Éste es nuestro tiempo', o 'En la calle', donde Tacho González marca con sus baquetas el rumbo a seguir. 

   Si tocamos el palo de las canciones más lentas no pueden faltar 'Tormentas imaginarias', 'Nubes con forma de pistola', 'La noche que la luna salió tarde' (la única en la que Jose Antonio se quitó las gafas de sol), 'Un cielo color vino' (donde el frontman se acerca mucho al público) o 'La canción del espantapájaros' (un mano a mano Lapido-Pitos). 
   Y si pensamos en canciones que van ganando con los años y van a más no podemos dejar a un lado 'En el laberinto', 'Para impresionarte' (en la que Pitos recitó la primera parte antes de cantarla), 'El baile de la desesperación' y 'Otros como yo' (donde el público participa haciendo palmas), aunque esta lista se podría ampliar mucho más. Y por otro lado los temas que han actualizado con cambios que les han venido muy bien, como es el caso de 'Sigue estando Dios de nuestro lado'. Como no pueden incluirse todos los temas emblemáticos de la banda, se tuvieron que quedar fuera 'Escenas de guerra' y 'Un camino equivocado'. 

   De nuevo Jose Antonio García se mostró muy comunicativo, comenzando con un 'Buenas noches Guadix, teníamos muchas ganas de estar con vosotros'; también dijo que el grupo había hablado de la última vez que habían tocado en la ciudad accitana, y esperaba que su actuación fuera igual de buena que aquella vez, dando las gracias por todos los que les han ayudado a 'resucitar'. 
   La parte final de su espectáculo es explosiva, como siempre. 'La calle del viento' y 'Qué fue del siglo veinte' sirven de despedida, para volver con un bis arrollador, demostrando por qué pueden presumir de un grandísimo directo. 'Cómo acaban los sueños' crece cada noche, con un solo de guitarra final de Víctor Lapido que está provocando que muchos seguidores quieran situarse entre él y Jacinto Ríos para disfrutar más que nadie de ese momento. Y para concluir nada mejor que hacerlo con 'La vida qué mala es', donde Jose Antonio toca las maracas mientras se pasea de un lugar a otro del escenario, dejando siempre a todos con ganas de más, al mismo tiempo que Jose Ignacio Lapido se ve más suelto que nunca y con un Jacinto que sigue aportando esa dosis de garra que tanto suma al grupo. 

   Como dice una de sus canciones más emblemáticas, 'La torre de la vela', 'allí estaré' la próxima vez que quiera pasármelo realmente bien. Va quedando menos para que llegue diciembre (mes en el que acabará tristemente su Maniobra de resurrección), así que no hay que desperdiciar oportunidades de poderlos ver una vez más. 'Hurricane' de Dylan sonaba de nuevo por los altavoces poniendo el punto final a una gran velada. Hasta la próxima. 


091 deja huella en Motril
23 de julio 2016
Crónica por Luis Miguel Albarracín / IndyRock
   Mucha ilusión había levantado la actuación de 091 en Motril. Y las expectativas se superaron con creces. Pero vayamos por partes. Con dos grupos teloneros la noche (sin luna) no empezó tarde, sino todo lo contrario. El grupo que tan bien conoce Jose Antonio García, El Hombre Garabato, todavía con luz de la costa tropical, dio rienda suelta a una velada para enmarcar. Todavía no eran muchos los que se habían acercado a la plaza de toros motrileña, por lo que fueron sólo unos pocos los que pudieron disfrutar de esta formación que cada día va a más. 

Foto: Javier Martín / IDEAL
   Más suerte tuvieron los motrileños L84, profetas en su tierra. Cada vez iba entrando más público al recinto, pudiendo el grupo disfrutar del juego de luces una vez que la noche había llegado. Con su estilo surf primitivo fueron calentando motores y aglutinando cada vez a más seguidores de los Cero. Con canciones como 'La huida', 'Playa bikini' o la que utilizaron para acabar su puesta en escena, la clásica 'Tengo el corazón contento', L84 dejó bien situados a los campeones del Tour de Francia en las primeras rampas del último puerto de la etapa. Era el momento de 091. Escuchar previamente por los altavoces 'Paint it black' y 'My generation' era un buen presagio. 

   Con 'The man with the Harmonica' de Ennio Morrincone avisando de lo que estaba por llegar, los componentes de la banda afinaban para impregnar de adrenalina la plaza con su ya habitual 'Palo cortao'. Pitos no sale hasta que llega el momento de hacer sonar su armónica. A  partir de ese momento llegan dos horas de pura 'música buena para gente buena'. Fueron cayendo los temas que han sonado en la casi totalidad de conciertos de su gira 'Maniobra de resurrección'. Como no todas pueden caber cada noche en el set list, esta vez las sacrificadas fueron 'Escenas de guerra' y 'Un camino equivocado'. Pero queda claro que si por los fans de 091 fuese la banda debería tocar toda la noche y aun así no quedarían contentos. Veinte años sin verlos encima de las  tablas causan muchas emociones. 

   Sí que me gustaría resaltar un par de aspectos que hicieron del concierto de Motril uno de los más especiales. Por un lado, la soltura con la que Jose Antonio se comunicó con el público. Con un 'Buenas noches Motril, Granada, Almería', a las que más tarde añadiría Málaga, el grupo se sentía más fresco y cómodo que nunca. Como si estuvieran tocando en el salón de casa. La comunión con sus seguidores se sentía, con una plaza que parecía que no iba a llenarse, y que al sonar los primeros acordes de los cinco hombres de negro se abarrotó como por arte de magia. Tampoco faltó el grito de guerra de Pitos que quedó plasmado en su 'Último concierto', el ya mítico 'arriba, que no se diga', y dio de nuevo las gracias a todos por ser tan fieles y por ayudarles a resucitar. 

   El segundo aspecto a destacar es la cercanía que mostró Jose Ignacio Lapido. No estuvo tan cercado en su zona de movimiento como en otros conciertos, lo que animaba más si cabe a todos. Complicidad y cercanía serían las palabras que resumirían lo allí vivido. 

   Pudimos disfrutar de las canciones de siempre, unas como fueron compuestas en su día, y otras con pequeños cambios que les han venido muy bien, donde el grupo ha demostrado que la veteranía es un grado, y que la madurez les ha hecho ver su repertorio con perspectiva, engrandeciéndolo todavía más. Es difícil destacar unos temas sobre otros, pero con canciones como 'Zapatos de piel de caimán', 'El lado oscuro de las cosas', una perla como 'En el laberinto' o 'Huellas' es imposible arrepentirse de haber estado en una noche memorable al lado de ellos. También hubo tiempo para temas más lentos como 'Tormentas imaginarias', 'Nubes con forma de pistola', 'La noche que la luna salió tarde', o 'Un cielo color vino' (la única en la que Jose Antonio se quitó las gafas). No podían dejar de tocar 'Para impresionarte', 'El baile de la desesperación', 'Este es nuestro tiempo' o la magnífica 'Otros como yo'. Para acabar la parte fuerte del concierto miraron a 'La torre de la vela'. Volvieron con 'La canción del espantapájaros', haciendo Lapido y Pitos las delicias de todos, y rugieron de nuevo las guitarras con 'La calle del viento' y 'Qué fue del siglo veinte'. 

   Como todo termina, ellos nos dijeron 'Cómo acaban los sueños', con un Víctor en estado de gracia, y también nos hablaron de 'La vida qué mala es', con un juego de luces impresionante, con una banda unificada y con el éxtasis sobrevolando el cielo motrileño. La banda mejora como el vino, concierto a concierto, y el de Motril está a la altura de los mejores de su gira. Jose Ignacio, Jose Antonio, Tacho, Jacinto Y Víctor se abrazaban y despedían sonriendo, algo en lo que no se suelen prodigar. Por los altavoces sonaba el 'Hurricane' de Bob Dylan. Una noche histórica había llegado a su fin. Si la progresión no se para no me quiero imaginar cómo serán las siguientes actuaciones. No habrá que imaginar, habrá que estar allí. 


Festival Cruilla, Barcelona, julio 2016
Fotogalerías  y crónica por Quim Cabeza
(Fragmento de la crónica general del festival)
“La vida, la vida que mala es…' en voz de José Antonio García de 091 no es tan mala. Otra gran banda de este país, fundamental añadiría, que también está disfrutando de una segunda juventud. En un excelente estado de forma y revisando lo mejor de su discografía –recogida en su reciente “Este es nuestro tiempo'-, el quinteto granadino sorprendió a la audiencia más joven y arrodilló a los que vivieron su mejor momento. (Crónica completa y otras galerías)
Festival de Blues de Cazorla, Julio 2016
Fotogalerías  y crónica por Luis Miguel Albarracín
(Fragmento de la crónica general del festival)
...Tras la actuación de James Hunter era el turno de los granadinos 091. Se sabía que era su momento porque previamente sonaron por los altavoces un par de temas de sus queridos The Jayhawks, 'Tailspin' y 'Save it for a rainy day'. Las composiciones que sonaron de Jose Ignacio Lapido al tratarse de un festival fueron menos de las habituales, y el show duró una hora y media larga, que no estuvo nada mal. Sin embargo, no podían faltar temas emblemáticos como 'El baile de la desesperación', 'La noche que la luna salió tarde', 'Otros como yo', 'Un cielo color vino' (la única en la que Jose Antonio García se quitó sus gafas de sol), 'La torre de la vela', 'Qué fue del siglo veinte' o 'La vida qué mala es'. La banda salió como siempre, vestida para matar, de riguroso negro, y demostrando una vez, y ya van unas cuantas, que la resurrección les ha sentado muy bien, y que cuentan con un directo arrollador. (crónica completa y otras galerías)

 
Al fin, profetas
13 y 14 de mayo 2016 Plaza de Toros Granada
Crónica Por Luis Miguel Albarracín - IndyRock
Se fueron en Maracena para no volver. Y ahora deberían volver para no irse nunca. Qué cantidad de momentos, emociones y recuerdos ha dejado 091 en la retina de sus seguidores durante los dos conciertos celebrados en la Plaza de Toros de Granada. Porque los sueños no se cumplen fácilmente, y menos un sueño del que hemos despertado tras veinte años. Durante dos noches se han reunido sobre el albero tres generaciones: los que pudieron verlos en su día, los que se quedaron en las puertas por poco, y los que han sido aleccionados por sus padres y hermanos con sus discos escuchados en casa una y otra vez. 

   Si bien el viernes se notó a la banda más fría y cohibida (puede que les influyera el diluvio universal que cayó hasta poco antes de su actuación), el sábado se sintieron más cómodos y cercanos, llevados en volandas por unos fans, que según palabras de Jose Antonio 'os merecéis un premio', 'con vosotros Jesucristo hubiera resucitado varias veces' o un 'Gracias por la resurrección, os queremos' que llegó al corazón de todos. Sin ir más lejos, el viernes Jacinto empezó su actuación tocando de espaldas al público, y el sábado se echó 'palante' y se acercó a Pitos al centro del escenario, robándole unas sonrisas al hombre de Padul. 
   A Fonfi, Adolfo González y al tío Paco fue dedicado el concierto del sábado. El concierto del viernes contó como teloneros a Víctor Sánchez, que defendió perfectamente el segundo larga duración del lugarteniente del maestro, Sacromonte. Para el sábado el ruedo se fue calentando con la música de El Hombre Garabato, el grupo con el que Jose Antonio ha hecho más migas últimamente. 

   Con una puntualidad inglesa llegó la música de Ennio Morricone en Hasta que llegó su hora, y los hombres de negro se situaron en sus respectivos lugares para incendiar la plaza con Palo cortao. Con la presencia de Pitos y su armónica sobre el escenario el delirio era ya máximo, porque llevaban anunciando sus conciertos casi veinte años. A partir de ese momento el show se convierte en un grandes éxitos de treinta temas. Para todos los gustos y de varios colores. Calentaron el ambiente con Zapatos de piel de caimán, Debajo de las piedras y El lado oscuro de las cosas. Con respecto a sus conciertos anteriores incluidos en su maniobra de resurrección añadieron algunos temas e incrementaron la duración. Así, se pudieron escuchar Esperar la lluvia, Si hay tormenta, Nadie encuentra lo que busca (sólo interpretada por los hermanos Lapido y Jose Antonio), una de las grandes esperadas (Escenas de guerra) y la incombustible El baile de la desesperación. 

   El orden de las canciones ha sido muy bien elegido, alternando momentos en los que es imposible estar sentado con otros que invitan a hacer un descansillo y agarrar de la cintura que nunca viene de más, como fue el caso de Tormentas imaginarias, Nubes con forma de pistola, la preciosa La noche que la luna salió tarde, Un cielo color vino o qué decir a estas alturas de la interpretación de La canción del espantapájaros que realizan el maestro Lapido y Pitos, con una plaza rebosante de emociones, y en la única en la que Jose Antonio se quitó sus gafas de sol. 

   Si para el viernes sí quedaron entradas a la venta (también es verdad que el tiempo no acompañó y echó para atrás a más de uno), el sábado sí que se contó con un sold out en toda regla. Como hecho a propósito, el sábado a las doce de la noche comenzaba el cumpleaños de Jose Antonio, así que no se quedó sin su canción de cumpleaños feliz. Todo medido al detalle. 
   El grueso de la actuación duró hora y media, acabando con La torre de la vela, y dejando a todos los granadinos y no granadinos con muchas ganas de más. Porque vino gente de muy diferentes lugares, y por supuesto de nuestra vecina Almería. Alguno me comentaba que le gustó más el sonido del Maestro Padilla, pero que ver a diez mil personas congregadas era algo no comparable a nada. 
   En la segunda parte del set sonaron entre otras Esta noche, La calle del viento, la tan aclamada Qué fue del siglo veinte, la sentida Escenas de guerra, Mi sombra y yo o El baile de la desesperación. Mucho bueno como diría aquel. Para poner el broche de oro a la noche los toreros volvieron al ruedo y regalaron Cómo acaban los sueños y La vida qué mala más, con una alegría en el cuerpo de sus fans que no se puede describir con palabras. Había que estar allí. 

   En cuanto al estado de forma del grupo de la policía, la nota es de sobresaliente. Tacho González no desfallece en ningún momento, con su batería impulsa el tema que sea; Jacinto sigue aportando su dosis de rockero hasta la muerte ayudando a sus compañeros a sacar lo mejor de sí mismos; Víctor Chico Lapido sigue mejorando con los años, y su solo compartido con su hermano en La noche que la luna salió tarde o la subida a los cielos que consigue en Cómo acaban los sueños son dignos de una master class. Para el final me dejo al maestro Jose Ignacio García Lapido, compositor de unos temas que con el paso del tiempo aportan nuevas lecturas, sumándoles a algunos nuevos arreglos que los mejoran si cabe todavía más, haciendo de vez en cuando unos coros que complementan a Pitos, y con un inicio de Palo Cortao que pone los pelos de punta. Y qué decir de Jose Antonio García a estas alturas. Seguro que algún periodista descubrirá su pacto con el diablo. De riguroso negro el viernes y con su ya conocida camisa de lunares el sábado su voz y su puesta en escena dotan a la banda de la elegancia precisa. Para un grupo sobrio es la persona adecuada para canalizar la energía con su público, con más chulería que su sombra. 

   En una gira en la que se cuidan todos los detalles, hasta la música previa suena a celestial. Así, el viernes se pudieron escuchar a los luminosos Jayhawks, y el sábado incluso el Paint it black stoniano. Y al igual que en Sevilla, cuando las luces se apagaron sonó Hurricane de Bob Dylan. También muy acertadas las tres pantallas Led detrás del escenario con imágenes y el número de la policía acompañando al grupo. 
   De los conciertos de Granada saldrá a la venta en otoño una grabación de imagen y sonido con todo lo acontecido durante dos horas y media de puro rock. Estaría bien que ya que han vuelto no se fueran, y así no tengamos que estar otros veinte años escuchando el Último concierto Volumen 2. Larga vida a los Cero y a sus seguidores, porque si algo ha quedado claro durante el fin de semana es que existen muchos otros como  ellos, por lo menos veinte mil, aunque seguro que somos muchos más. 

 

Todos mis amigos
Por Merche S. Calle / Editora de IndyRock 
Una visión del concierto de la Plaza de Toros Granada 13 de mayo de 2016

A las ocho empezó a llover fuerte y daba la sensación de que el “mal fario' o el Viernes 13 iban a  fastidiar la fiesta.
Whats app se fundía con la pregunta ¿Se suspenderá el concierto?
Como buenos fans de los Cero nos pusimos en marcha y cuando nos acercamos a la plaza de toros el ambiente hacia evidente que no se suspendía. Todo el mundo venia provisto de paraguas, chubasqueros, gorritos e ingenios varios. Algunos chubasqueros y camisetas llevaban el logo que Juan Enrique Gómez había creado para su libro de los Cero hace 20 años.
En la cola para recoger las acreditaciones ya nos dimos cuenta que además de un concierto iba a ser un reencuentro. 
Abrazos y saludos.

Paco Chica con su perfecto look de crooner fue nuestro primer avistamiento, junto a numerosos compañeros de la prensa.
Lola, De Riff, nos condujo al foso cuando sonaban los primeros acordes del concierto de Víctor Sánchez.

Primera sorpresa, el albero era una sopa, andando los pies se quedaban pegados...
Mi compañero Carlos Moran me dijo: Esto es Woodstock!!! – en alusión al barro-o el Esparrago, que también acudía a nuestra memoria.

La impecable banda de Víctor con Popi,David Rodriguez y Carlos Díaz de Eskorzo colmaban de sonidos una plaza que se llenaba poco a poco bajo un insensante “calabobo'.

Cuando sonaba 'Palo Cortao' mezclado con el clamor del público: Ceeero, ceeeero....ceeero, ya no llovía.
O no importaba.
Porque rugían tormentas imaginarias.
En la calle del viento
En la Torre de la Vela
En la noche que la luna salió tarde...

En el intermedio y hasta el final del concierto no paramos de saludar a gente
Javi PPM, con su preciosa hija
Alex, de Lori Meyers
Raúl Bernal, SUE, acompañantes habituales de Lapido en solitario
Juanma Ferriz , el ex cero... su hermano, en primera fila.
Dany, compañero de Jose Antonio en Sin Perdón (la primera aventura tras los cero)
Fernando de Wild Punk
Pepe Rodríguez de Musiserv
En el escenario, Manolo de Niños Mutantes
Miguel López de Planetas, Lori Meyers, Grupo de Expertos….
Pedro Pablo y varios compañeros de Jacinto en TG7
Elena, técnico de sonido de Planta baja
José María Rueda, ex concejal del PSOE
Adolfo, hermano de Tacho y técnico de sonido de 091 de casi siempre

El  fotógrafo Javier Sánchez con Silvia Martín, colaboradores de IndyRock y que en las primeras filas cantaban cada una de las canciones en la primera de sus dos noches de conciertos.

No recuerdo todos los nombres pero sí las caras de  los habituales de los conciertos, de la noche granadina.
No éramos los únicos. Los abrazos se repetían por todo el coso, reencuentros, saludos, charlas y risas. Muchos no se veían desde hacía tiempo.
El coso era una masiva reunión de amigos, viejos y nuevos.
Todos mis amigos, los mios y de los Cero.

Al final, y durante... me acordé de Javier García Lapido
Lo que hubiese disfrutado esa noche...
Lo que hubiese disfrutado todo este año.

A la mañana siguiente, al despertar, los sueños no se me habían escapado.
Y la vida no me parecía tan mal.

 

Foto: El Correo

1996 - 2015



1981 - 1996
091- Un grupo para la historia 
Páginas biográficas basadas en el libro 091 escrito por
Juan Jesús García y Juan Enrique Gómez en 1996

Publicado por Ediciones Osuna
Comentario especial tras la disolución
CERONOVENTAYUNO: 
SOLO TÚ (HACES QUE ME SIENTA BIEN)'
por Amancio Garcés de la Torre




091 VÍDEOS DE DIRECTOS y especiales
Archivo de IndyRock Magazine

Vídeo directo en la Plaza de Toros de Granada.Zapatos de piel de Caimán'; 'Debajo de las piedras'; 'El otro lado de las cosas'. Imágenes grabadas por IndyRock con la autorización expresa de la organización Riff roducciones y el grupo el 13 de mayo de 2016. 

Video acústico de 091 con 'La Canción del  Espantapájaros' en la presentación de los Conciertos a las 2 de Cervezas Alhambra en el Cuarto Real de Granada. 7 de abril de 2016. 

091, la vuelta y documental X años sin Cero Video: Especial X aniversario 1996-2006 
Hablan los Cero. Un documental sobre 091 
en el X aniversario de su disolución, con vídeos, 
entrevistas.... Recuerdos e impresiones de Tacho, Víctor, José Ignacio, José Antonio y Jacinto Ríos.


SENTIMIENTOS / AÑO CERO
'Desde que el tres de enero diera comienzo la Maniobra nos han pasado muchas cosas. Todas ellas buenas. Cuando uno toma la decisión de resucitar sabe que tiene por delante una dura tarea de puesta a punto. Había que desentumecer músculos, huesos e ideas. Sobre todo, como es nuestro caso, si llevas más de 20 años en la 'otra vida'. Por asombrosa que pudiera ser la decisión a priori, nos pusimos manos a la obra para que la resurrección estuviera a la altura de las expectativas. Y así lo hemos hecho.
Dijimos que 2016 sería un año de celebración y que nos dedicaríamos a hacer lo que sabíamos hacer: subirnos a los escenarios a descargar electricidad, melodías y actitud, que fueron en su momento las señas de identidad 091, y que lo siguen siendo.
Ya hemos dado más de 20 conciertos y la experiencia no ha podido ser más positiva. Salas, teatros, festivales, auditorios, plazas de toros... en todos los recintos donde hemos tocado nos hemos sentido inmejorablemente recibidos, y nuestro agradecimiento, al público asistente y a los medios que se han hecho eco, es obligado. 
2016
CRÓNICAS * FOTOGALERÍAS * RESURRECCIÓN
Un cielo color Cero

Sala Custom, Sevilla 8 y 9 de abril de 2016
Fotos y crónica por Luis Miguel Albarracín 
El 'Espantapájaros' en acústico, 'Pre-Resurección' en Granada

091 regala una joya en forma de canción durante la presentación de la edición 2016 de  los 'Conciertos a las 2' 
Jaén: Un diez para la vuelta de los Cero
En Úbeda, 2.500 personas disfrutan del concierto con el que la banda granadina se reencontró con el público ubetense. Por Alberto Román, fotos y crónica / IDEAL
Resurrección
10/03/16. Sala Joy Eslava Madrid
Crónica y fotos:
Marina Sanz Domínguez y Javier Alonso Juliá
091, el regreso

Feliz año Cero
Un concierto potente y eléctrico certifica la vuelta a los escenarios en el festival Actual de 2016
Por Javier Barrera / IDEAL enviado especial a Actual 3 de enero de 2016 
Los Cero, 'Vuelta a Granada'
Dos vueltas al ruedo.
'20 años son un eternidad y queremos que sea una celebración con nuestros seguidores'
Año ‘Cero’, segunda parte
Por Daniel Olivares / IDEAL
091, 'Ahora o nunca'

La vuelta de los Cero será una única gira conmemorativa de los 20 años de su último concierto
La banda reeditará su catálogo discográfico
La 'resurección' de 091 será en enero 2016 en el Actual de Logroño
La gira 'Maniobra de Resurección' 'terminará sin ninguna excusa en diciembre de 2016'
Por Arturo García / Bilbao - El Correo / IDEAL- IndyRock
Recuerdos de Navidad * Entrevista con José Antonio García
«Soy un punk al que gusta cantar los
villancicos de toda la vida»
Ser una estrella del rock, militar en grupos punk
no le impiden al cantante de  091
disfrutar con la familia y añorar la niñez mientras se emociona ante el regreso de su banda, los Cero
Por Juan Enrique Gónez / IndyRock - IDEAL
Diciembre 2015 
LA PRIMERA NOTICIA
Los Cero, el regreso
Los ‘Cero’ se reúnen de nuevo 20 años después de su despedida y preparan su vuelta, aunque ellos no lo confirman
Por G. SUEVOS / IDEAL - IndyRock
23-10-2015
La cuenta atrás llegó  finalmente a ‘cero’: regresa 091. Las redes sociales echan humo y han creado una enorme expectación con la vuelta del grupo. El rumor es la antesala de la noticia, aunque el grupo no lo ha querido confirmar. Los miembros de la mítica banda se reúnen veinte años después de su despedida en Maracena y preparan su vuelta a los escenarios...

INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO




091 abrió su gira, ‘Maniobra de resurrección’ en el Actual de Logroño de la mano de Riff Producciones
20 años después de su despedida, la banda granadina realiza en 2016 una gira muy especial que comenzó en el festival Actual de Logroño en enero. Después en  Madrid los días 11 y 12 de marzo y que los llevó por los principales festivales y recintos del país. 

La gira lleva por nombre “Maniobra de resurrección' y será la oportunidad irrepetible de ver de nuevo sobre los escenarios  a la misma formación que dio su último concierto en 1996: José Ignacio Lapido, Tacho González, José Antonio García, Jacinto Ríos y Víctor Lapido.




VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine



.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es