--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS


 
.

Matt Elliott 
21 noviembre 2009 Santiago de Compostela + Yann Tiersen
Crónica Nadia Corbeira - IndyRock
Fotos Javier Amosa - IndyRock

13-02-04 Planta Baja, Granada + Many Fingers
Fotos Merche S. Calle - IndyRock


MATT ELLIOTT  "DRINKING SONGS"  ACUARELA DISCOS
por Fernando Navarro- IndyRock
 Un bar ruso, mal iluminado y cuya pared está inundada de viejos carteles (fotos de prostitutas, etiquetas de absenta, vodka o tabaco de marcas que ya no existen, retratos de escritores o hombres que parecían escritores, recortes de periódico, narrando casi siempre tragedias, crímenes, nevadas sobre el mundo); un lugar plagado de buenos y malos bebedores, ajeno a la ola de frío de afuera. Alguien empieza a contar una historia, que interrumpe para dar un trago, que interrumpe para cantar y continuar con la historia: así arranca "Drinking Songs", el primer disco de Matt Elliott (The Third Eye Foundation) fuera de Domino Records, el primero que licencia Acuarela. Obra amarga, difícil, complejísima (sesenta y seis minutos), narración abstracta sobre el desamparo, el frío y el alcohol, "Drinking Songs" usa una interesante metáfora (las viejas canciones de taberna rusa, de borrachos) para crear una obra desamparada y terrible, que parece compuesta por uno de esos viejos compositores soviéticos del estalinismo que ahora, en lugar de marchas triunfalistas, escribe canciones tristes. Obra de lento consumo (hay que escuchar este disco más de una vez, siempre de un tirón, sumergirse en él, en su atmósfera a veces irrespirable, a veces desoladoramente hermosa),  "Drinking Songs" esconde, además, una pieza entre las ocho que pone, literalmente, los pelos de punta: escuchen "The Kursk", once minutos de música avanzada, abstracción y horror en torno a la reciente tragedia del submarino ruso; una canción en la que los muertos hablan; un paraje tan difícil, tan valiente, tan inusual que ya de por sí merece un disco. 

Matt Elliott formo parte de los seminales Flying Saucer Attack, pero pronto decidio emprender el vuelo por su cuenta. The Third Eye Foundation fue el nombre que utilizo para parapetar sus veleidades de experimentacion. Primero bajo esa denominacion y ultimamente con su propio nombre, desarrolla una obra que nutriendose del krautrock y del ruidismo; de los aromas del folk mas introspectivo y del minimalismo, desemboca en una suerte de electronica terminal que lo situa como un precursor de la indietronica. No es casualidad que Matt, actualmente afincado en Francia, se criara musicalmente en Bristol, la ciudad que vio nacer en los 90 ritmos como el trip hop o el drum & bass, y que Elliott ha utilizado para construir su universo sonoro. Un mundo de narcolepsia y poetica ruidosa no apto para oidos mojigatos. Con The Mess We Made (uno de los mejores discos del 2003, editado por el pretigioso sello londinense Domino) bajo el brazo, actuara en Planta teloneado por Many Fingers, el nuevo proyecto de su paisano Chris Cole, mas conocido por su trabajo en Movietone.
Mas info en www.dominorecordco.com y  www.acuareladiscos.com 


No sería mala idea comprobar la composición del agua que se bebe en Bristol. Porque de esa ciudad siempre nublada y lluviosa salieron durante los 90 una serie de músicos interesados en la capacidad poética del ruido, la experimentación, y el trasteo casero con samples. Alrededor de los capitales Flying Saucer Attack crecieron retoños de intención abstracta como AMP, Crescent o Light. entre los cuales destacó sobremanera Matt Elliott. El chico, que ayudaba tanto a FSA como a AMP en el estudio, decidió liarse la manta a la cabeza y, bajo su propio sello edita "Semtex", primer álbum de un proyecto bautizado como The Third Eye Foundation y un disco que da miedo de principio a fin: electrónica, noise, melodías cortantes y ritmos centrifugados.
En el mismo año, 1996, sale a la luz "In Version", disco de remezclas de su debut. Pero no será hasta el siguiente curso cuando la banda -en realidad, ya él solo- dé el paso de gigante: "Ghost", obra capital del ruidismo amenazador entre el drum'n'bass, breakbeat y hip-hop le concede contrato con Domino Records. A partir de ahí trabajos como "You Guys Kill Me", "Little Lost Soul" y el disco de remezclas y versiones "I Poopoo On Your Juju" desplazan su neurosis sonora hacia campos más abiertos, manteniendo intacto su genio compositivo. En ese momento su vida sufre un giro, y se muda a Francia con su familia. Pero no tardará demasiado Elliott en volver: menos de dos años. Bajo su propio nombre y con el excepcional "The Mess We Made" (2003) bajo el brazo, Matt reaparece con ocho canciones excepcionales donde hallamos un extraño y sugestivo cuadro. Reminiscencias de minimalismo al piano, un aire a musical enrarecido, y más voces -eso sí, de ultratumba- de lo habitual, electrónica terminal y (de) cadente. Un trabajo duro, arriesgado, y desde luego, no apto para todos los públicos pero que le ha catapultado a las listas de los mejores discos del 2003 según Rock de Lux, GO! o Mondo Sonoro. Además, durante el año pasado nos visitó acompañando a Smog o Emak Bakia por varias ciudades españolas y participando en el festival Tanned Tin, siempre demostrando su talento destroyer sobre un escenario.



INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es