--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS


Wintercase 03

Festival de Benicassim
1999
2002
Benicassim 03
Fotos directo
Fotos Madrid 02
Sala Razzmatazz- Barcelona 25 de Noviembre 2002
.

Suede
Brett Anderson  Slow Attack   Edel Records 2009
por Diego Soto-Indyrock
La apuesta por la calidez así como por la ponderación de letra, voz e instrumentación, juegan el principal papel del nuevo trabajo de Brett Anderson. Once cuentos en los que el violín, piano y guitarra acústica siempre están presentes. En ocasiones, como “Frozen Roads” Elton John, en otras como “The Haunted”, Mike Oldfield. Y es que los registros son variados pero con una misma base llamada nostalgia. Influencias marcadas de una Inglaterra que se adentra por momentos en las bases de la lejana Islandia con Sigur Ros como formación de referencia en el estilo. Texturas que evocan a la caída de la hoja otoñal así como el resplandor de la flor de principios de verano. Nada de composiciones frías ni argumentos tibios. La épica de este trabajo es enfrentar la tristeza con la esperanza, la frustración con la superación. Once escalas que inyectan una elevada dosis de atención en el receptor desde la gélida “Hymn” hasta la efervescente “Leave Me Sleeping”. Este ‘Slow Attack’ puede ser la banda sonora diaria de un pensador. 
Brett Anderson + Jonston
20/12/07. Teatro de la Casa de Campo. Madrid.
Fotos y crónica Javier Alonso Juliá y Marina Sanz Domínguez


El fin del año 2007 está a punto de llegar y las últimas actuaciones del año van cerrando este año que musicalmente hablando ha sido de los mejores. Como regalo de navidad tuvimos la oportunidad de disfrutar de la vuelta de Brett Anderson (líder de Suede), en esta ocasión en solitario, para presentarnos los temas de su primer álbum homónimo. Este artista es ciertamente uno de los nombres indispensables para entender la historia de los últimos veinte años de brit pop. Se erigió como un icono para toda una generación, que lo llegaron a encumbrarle como el heredero directo del Bowie de Ziggy Stardust. Tras poner punto y final a su proyecto The Tears, junto a Bernard Butler, ha decidido emprender su aventura en solitario. En este disco afronta temas personales, en los que incluye canciones lentas protagonizadas por arreglos de cuerda, guitarras acústicas y piano.

Como telonero estuvo sobre el escenario Jonston con su música melódica y perfectamente estructurada, a la manera de los cantautores del pop más exquisito. Nos mostró su reperetorio en formato acústico acompañado por El Loco al contrabajo.

Tras este, Brett Anderson también nos mostró sus temas en un formato desnudo, en acústico, a base de piano, guitarra acústica y acompañado por la violonchelista Amy Langley. El setlist comenzó con los temas que conforman su nuevo trabajo. "Love Is Dead", "Song For My Father", "Scorpio Rising" y "Clowns". El recinto, nuevo para este tipo de conciertos, resultó ser perfecto, ya que la acústica y la disposición del escenario, lograron una velada perfecta. Claro está que la carismática y deslumbrante voz de Brett nos sedujo como en los viejos tiempos, parece que los años no pasan para él. 

Tras los anteriores temas a la guitarra acústica pasó al piano para repasar los temas de su anterior etapa en Suede "Everything Will Flow" y "Saturday Night", en las que las primeras notas desataron los vítores y aplausos entre el público.
"A Different Place", "By The Sea", "The Power" y "The Asphalt World", sonaron extraordinarias, con unos toques de cuerda que las hicieron realmente emocionantes. 
Tras un descanso de quince minutos comenzó con algunos de los nuevos temas como "To The Winer" y "Back To You", y continuó intercalando temas de "Sci-Fi Lullabies" y "Head Music" de Suede como "Europe Is Our Playground", "Down" o "He's Gone".

Otros temas que dejaron al público con una sonrisa entre oreja y oreja, fueron "The 2 Of Us", "Pantomime Horse", "Still Life" y "The Wild Ones" que sonaron de manera muy distinta en este formato acústico, pero por supuesto nos rendimos a sus pies, tras estos regalos para los oídos.

Tras pocos segundos en el backstage, Brett volvió a salir dando las gracias a un público volcado durante todo el concierto y expectante a las canciones que conformaron el setlist.

"So Young" y "Trash" fueron los temas que pusieron fin a la actuación, en los que Brett invitó al público a dejar sus sitios y acercarse al escenario para cantar junto a él estos dos himnos de su época en Suede. Todo el respetable cantó junto a Brett consiguiendo una sintonía especial entre ambas partes.

Este artista sobre el escenario, es símbolo de una gran noche y así lo pudimos constatar. Con los medios justos y necesarios, pudimos disfrutar de una velada mágica, en la que recordamos varios temas que forman parte de la historia de la música de nuestros días. Un gran concierto para despedir este año. No podíamos pedir nada más como regalo navideño


Sala Razzmatazz- Barcelona 25 de Noviembre 2002
Produce Iguapop 
Fotos: MarceRock - Indyrock

Suede "A New Morning"
La historia de esta banda maldita es ridícula. Es como si Maquiavelo hubiera reescrito "Pánico y Locura en Las Vegas". Hay miles de personas incluidas en el reparto. Podría protagonizarla Charlton Heston... es como un cochecito de niño que alguien hubiera empujado desde lo alto de una colina. Siempre ha sido un grupo muy potente y tempestuoso que siempre anda al límite y que no para. Ni creo que lo hagan nunca".
Esto mismo comentaba el vocalista de Suede, Brett Anderson, allá por agosto de 1994, aunque la frase la podría haber dicho en cualquiera de los momentos tumultuosos de la carrera de la banda. La historia de Suede es muy radical. Es una trayectoria de subidas a la cumbre y bajadas a los infiernos. Ha habido ocasiones en las que parecía que tenían el mundo a sus pies y otros periodos en los que continuar parecía algo imposible. Esta negativa a tirar la toalla, este triunfo sobre la adversidad, da igual lo mucho que estén en contra las circunstancias porque eso forma parte de su eterno atractivo y en cierta forma explica la devoción casi fanática que inspiran en sus seguidores.
Los detractores de Suede frecuentemente han tachado a la banda de fría, cínica, pretenciosa y lo que es más hiriente de todo, de faltos de humor. La realidad es completamente la opuesta. Suede son demasiado humanos. Sus temas son dramas tragicómicos sobre gente real y vivencias reales. O como una vez dijo Brett "tratan del condón usado que hay debajo de la cama". Su historia, sin pretender sonar demasiado cínico, es testimonio de la fuerza del espíritu humano.
Como todo el mundo sabe, Suede es una de las bandas más importantes e influyentes del Reino Unido. Fueron los que dieron inicio al renacimiento de los grupos guitarreros británicos, capearon un final inevitable, sobrevivieron a diversos cambios de personal e inspiraron a toda una generación de soñadores y de músicos ? formaban una banda en la que merecía la pena creer. Fueron el primer grupo "alternativo" galardonado con un premio Mercury Music, se granjearon los aplausos de artistas desde David Bowie hasta Derek Jarman, y han sido durante diez años una de las pocas bandas británicas con verdadero atractivo internacional ? su último album ha cosechado éxitos desde Perú hasta Singapur.
Suede irrumpió en la escena musical británica hace ya más de una década y la prensa les dedicó comentarios de lo más excelsos, por no mencionar la portada del Melody Maker que se refirió a ellos como ¨"La Mejor Banda del Momento en Gran Bretaña" antes incluso de que hubieran editado una sola nota de música.
Cuando por fin editan, temas como Metal Mickey y Animal Nitrate se convirtieron en singles de éxito, himnos para una nueva generación, mientras que baladas del estilo de Pantomime Horse y Sleeping Pills contribuirían a que su album epónimo de presentación se convirtiera en "el disco más esperado desde el Never Mind The Bollocks Here de los Sex Pistols".
Suede se hicieron famosos también por sus caras b que a menudo eran tan buenos y en algunos casos incluso mejores que los éxitos. De todos es conocida la versión que hizo Morrisey de My Insatiable One y éste no fue su único fan famoso. Cuando Suede hizo una versión del Brass In Pocket de los Pretenders para el album benéfico de Ruby Trax con NME, Chrissie Hynde comentó que su versión era mejor que la original ? y más tarde se unió a ellos en el escenario para cantarlo en un concierto benéfico junto a Derek Jarman.
A pesar de algunos problemas legales al otro lado del charco que les supuso tener que llamarse "The London Suede" en Norteamérica, la banda seguía camino de lo más alto a principios de 1994. Su última edición, un impresionante trabajo de 8 minutos titulado Stay Together, ha sido su mayor éxito hasta la fecha.
Como todos ya sabemos, el guitarrista original de Suede y co-letrista, Bernard Butler, se largó del estudio cuando estaban a punto de finalizar la grabación de su segundo album, y fue para nunca volver. A pesar de eso, Dog Man Star fue todo un triunfo y aunque fue el disco con menor éxito en ventas todavía sigue siendo considerado por muchos como su mejor trabajo siendo una de las cuatro ediciones de los 90 que entró en el ranking del Guardian de los mejores 100 discos de todos los tiempos.
Cuando los tres miembros de Suede le echaron el valor necesario para acabar su obra maestra, esto supuso todo un escándalo para la prensa. "¿La mejor banda británica del momento ha llegado a su fin?" El éxito sobrenatural de Oasis y de los reinventados Blur (cuyo cantante Damon Albarn ahora se marchaba junto al preferido de Brett y del que una vez fuera el guitarrista de Suede, Justine Frischmann) parecía eclipsar los logros anteriores obtenidos por Suede. Los rumores de crisis no se vieron aplacados con el anuncio de que Bernard Butler iba a ser sustituido por el que ahora es considerado como un dios de la guitarra del estilo de Johnny Marr, que por aquel entonces era un joven desconocido de 17 años de Dorset, llamado Richard Oakes. El primer sencillo de aquel disco entró por los pelos en el top 20 y a pesar de todos sus méritos Dog Man Star quedó al margen del concurrido Britpop BeerFest.
La maldición norteamericana volvió a hacer presencia cuando Brett se cayó del escenario y se pasó cojeando y con un bastón el resto de su última gira por los Estados Unidos. El concierto final de 95 tuvo lugar en el infortunado Festival de Phoenix. En el momento en el que la banda se subió al escenario empezó a llover a cántaros. "Pensé '¡alguien nos ha echado mal de ojo!'" sonríe Brett compungido.
Por aquel entonces ya eran cinco. A mitad de la grabación de su tercer album, en el momento en que estaban barajando el nombre insólito de "Old People Make Me Sick", el primo del batería Simon Gilbert, un tal Neil Codling, se acercó para recoger una de las chaquetas de Brett y se unió a la banda por osmosis como teclista, guitarrista ocasional y como ídolo de adolescentes. Suede ahora ya era invencible y lo demostraron entrando en el top 3 con Trash, su mayor éxito hasta el momento, compartiendo los primeros puestos junto al disco de presentación de Robbie Williams y otra banda, Wannabe, que en tiempos había sido un grupo femenino famoso.
El disco no encontró competencia. Coming Up se editó en septiembre de 1996, se colocó directamente en el número uno y cosechó éxitos con otros cuatro sencillos que entraron en el top ten.
Saturday Night fue el éxito navideño de la banda que coincidió con tres conciertos completamente vendidos en el Roundhouse de Londres. La última noche a Suede se les unió Neil Tennat de los Pet Shop Boys para interpretar el último éxito de Suede y la impresionante versión que Suede hace del Rent de los Pet Shop Boys.
La gira mundial de Coming Up por fin llegó a su término con una aparición estelar en el Festival de Reading. A la banda se les unió un invitado especial, Justine Frischmann, antiguo componente de Suede y ahora exponente de Elastica. Suede había completado el círculo y ahora se sentían cómodos con su pasado (o con la mayor parte de éste). Un doble CD de caras b se editó para demostrar todo esto y se colocó en el top ten.
Tras un paréntesis de 18 meses la banda volvió en mayo de 1999 con un nuevo productor (Steve Osborne famoso por los Happy Mondays) y con un sonido nuevo, más frío y más electrónico. Electricity, el primer sencillo, se colocó en el top 5 y el album, Head Music, les granjeó su tercer número uno. She's In Fashion se convirtió en el mayor éxito de radio de Suede mientras que el verano era testigo de cómo Suede hacía apariciones estelares literalmente en cada uno de los festivales europeos, sin dejar a un lado el festival británico V99. Pero entre bastidores la cosa no iba del todo bien. Los siguientes sencillos encontraron muchas dificultades para colocarse en el top 20 y los rumores se extendieron cuando Neil, que padecía fatiga crónica, faltó a varias actuaciones de la gira.
Todo parecía haber vuelto a la normalidad, aunque cuando Suede ofreció un concierto único en Islandia en octubre de 2000, Brett bromeó, "damas y caballeros, Neil Codling... que vuelve desde la tumba!"
Suede ofreció aquella noche nada menos que nueve temas nuevos y recibió críticas clamorosas ?"cualquiera que pensara que Head Music marcaba el fin artístico de Suede se lo va a tener que volver a pensar" clamaba NME. "Los nuevos temas son impresionantes y podría decirse que es lo mejor que han hecho". Pero el control de calidad de Suede era tal que sólo cinco de estos temas pasaron a formar parte del nuevo disco.
Posteriormente, en marzo de 2001 cuando la banda por fin se disponía a trabajar en su quinto disco, Neil anunció oficialmente que abandonaba la banda. Su reemplazo vino de manos del veterano colaborador de la banda, Alex Lee, que anteriormente lo había sido de Strangelove. "Alex había colaborado en la última gira europea y eso me dio ocasión de llegar a conocerle bien" recuerda Brett. "Aparte de llevarme bien con él, estaba muy claro que era un prodigio. Puede tocar cualquier cosa. Así que cuando Neil decidió que se marchaba, sólo tuve que hacer una llamada".
Hubo otro contratiempo que tuvo lugar durante las sesiones iniciales del album, grabadas con el compañero de Beck, Tony Hoffer, pero a las que se les dio carpetazo. "Teníamos la idea de que íbamos a hacer un disco folk en plan electrónico" explica el bajista Mat Osman. "Los temas eran buenos pero no encajaban unos con otros. Tony es un tío encantador, es una pena que no funcionara".
De modo que no fue hasta enero de este año cuando empezó la grabación, con Stephen Street ahora en los teclados. "Conocíamos a Stephen desde hacía años, pero nunca habíamos hablado de grabar con él porque siempre estaba trabajando" comenta Mat. "Sólo estuvimos con él unas nueve semanas pero escribimos cuatro o cinco melodías nuevas y grabamos todo el album. Después de todo ese tiempo al final el album tomó forma muy rápidamente".
Si Coming Up fue como la avalancha eufórica de una orgía de éxtasis y Head Music el completo declive, A New Morning tiene perspectivas de supervivencia y de salir airoso con unas ganas de vivir revitalizadas. Es un disco que de algún modo logra combinar los mejores retazos de los anteriores discos de Suede y aun así tiene un sonido impresionantemente único.
"El disco hace referencia a cómo afrontar la vida desde otro ángulo, supongo" reflexiona Brett "A ver la vida como si fuera algo potencialmente maravilloso, en vez de algo confuso y problemático".
¿Y el título? "Para mí es el símbolo de un nuevo comienzo para la banda. No se trata de repente de un disco de reggae o de swing ni nada parecido. Definitivamente es un disco Suede. Pero es como si le hubieran inyectado frescura. Cuando estábamos haciendo el disco yo estaba en un momento vital muy bueno e imagino que parte de esa vitalidad ha quedado plasmada en la grabación".
Pues ahí los tienen. Suede ha vuelto, más sanos (en todos los sentidos) y más vitales de lo que lo han sido en mucho tiempo. Todos los grupos parecen estar obligados a decir que su último disco es "el mejor hasta el momento" pero en este caso es una afirmación muy difícil de rebatir. A New Morning está plagado de brillantes melodías y una maestría musical impecable. Cada tema es una joya por sí misma y además, comparándolo con los albumes anteriores éste es un trabajo coherente que demuestra cualquier crítica excelsa que se les hubiera hecho durante la última década.
Recibieron la calificación de "Mejor Nuevo Grupo Británico" y se describió a Suede como la banda más audaz, misteriosa, sexy, absurda, perversa, glamurosa, divertida, sincera, prepotente, melodramática y fascinante de la que cualquiera se podía enamorar. De aquello ya han pasado diez años y sigue siendo verdad.
Es hora de volver a emocionarse.
www.suede.net

www. Sonymusic.es


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es