VÍDEOS EN INDYROCK TV

Bigott, vídeo concierto en el Teatro Caja Granada, el 8 de marzo de 2012 - Vídeos: J. E. Gómez * IndyRock TV 

--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 

Viernes 08/10 2010 Sala 2 de Apolo. Barcelona.
Festival Naked Man Recordings
Domingo 22 de abril 2007 Londres con Mendezt, Aeropuerto, Volador, Tachenko, Biggot, Big City
.
Bigott
Bigott + Triángulo de Amor Bizarro
09 marzo 2012 - Teatro CajaGranada - Granada
Fotos y fotogalería: Merche S. Calle / IndyRock
Crónica: Enrique Novi






Crucigrama numérico
Triángulo de Bigott + Triángulo de Amor Bizarro
jueves 8 de marzo  2012Teatro CajaGranada
Por Enrique Novi / IndyRock
“El jazz ha muerto; es la música de un museo”. La contundente frase la pronunció alguien tan poco sospechoso de aversión al género como Miles Davis allá por 1975, más o menos por la época en que el jazz dejó de evolucionar y salió de los antros llenos de humo para entrar a formar parte de los gustos de la gente exquisita. Perseverando en esta nueva tendencia a la que cada vez se apuntan más grupos y promotores, más recintos e instituciones, la de llevar el rock a los teatros y los auditorios, quien sabe si tal vez buscando en la dirección equivocada algo tan intangible como el prestigio cultural, se presentaban en el de CajaGranada dos propuestas muy distintas aunque ambas consideradas de lo más interesante del panorama nacional. Un sexteto, el que acompaña a Bigott, seguido de lo que empezó siendo un quinteto, ya reducido a cuarteto, con un nombre que apela al número tres; dos bandas en un solo concierto. Todo un crucigrama numérico.

A pesar del orden del cartel, comenzó, como parecía lógico, el zaragozano Borja Laudo, verdadero nombre del artista singular conocido como Bigott. Sin hacer demasiado ruido, editando un disco por año, como a la antigua usanza, este genial intérprete se ha ido abriendo paso entre la mediocridad a fuerza de talento y de un trabajo bien hecho. Lo segundo está garantizado con la nómina de enormes músicos que lo acompañan: el ubicuo productor Paco Loco, la mítica Muni Camón, los hermanos Perles, artífices de Leda Tres, y por supuesto la labor silenciosa de Clara Carnicer, una especie de alter ego del propio Bigott. Todos juntos dan lustre y ofrecen el envoltorio perfecto a su brillante cancionero. Con su aspecto de gnomo anómalo, mitad histrión, mitad cantautor sobrio de voz clara y perfectamente modulada, Bigott, esa rara avis del pop nacional, desbroza su repertorio para que broten las hermosas melodías que lo conforman.

La sabiduría de su banda hace suyos muchos de los clichés del rock para regurgitarlos renovados. Y escogiendo elementos del indie rock con denominación de origen, tanto como de la psicodelia, de la música de baile, de la polka, la bossa o la música orquestada de los sesenta, pero siempre con criterio, redondean un concierto en el que todos disfrutan, sobre o frente al escenario, pues el resultado es una propuesta espontánea, irónica, por momentos hilarante y por completo desprejuiciada.

Muy diferente a lo que propone Triángulo de Amor Bizarro, cuyos márgenes estilísticos parecen mucho más definidos y delimitados. Por eso apenas tomaron el escenario mostraron su incomodidad con la disposición del público apegado sus butacas y lo invitaron a abandonarlas para acercarse a ellos, conscientes de que su impacto se realza en las distancias cortas. Y así, a machamartillo, en una orgía de saturación, de voces enterradas en reverberación y reverencia noise, una mezcla no tan propicia para el recinto, escupieron sus procaces y directas proclamas con las que demostraron por qué se han consolidado como una de las revelaciones del pop español de los últimos tiempos.



19 noviembre 2011 sala El Sol 2011
Crónica Jon Pagola - IndyRock
Fotos Marta García - IndyRock

Dada la cola que se había formado en el primero de los dos conciertos consecutivos de Bigott en la sala Sol de Madrid, parece que la jugada pop de "Cannibal Dinner", primer y pegadizo single de "The Orinal Soundtrack" (2011), ha salido redonda. En algo más de un año, la variopinta propuesta del zaragozano Borja Lauda ha dado un salto cualitativo, al menos en Madrid. Pasar de las 150 personas que habría en su anterior visita a llenar hasta los topes la Sala Sol sabiendo que repite al día siguiente no es moco de pavo. 

Dejando las cifras a un lado, un par de cosas quedaron claras en su regreso a Madrid. La primera, que Bigott está de moda entre los universitarios y veinteañeros que consumen habitualmente musica indie. Y la segunda, que Bigott tiene un enorme carisma, una personalidad arrolladora que empieza en ese look destartalado y divertido y que acompaña con unos frenéticos bailes a medio camino entre la jota aragonesa y, pongamos, Tim Booth, de The James. Si a esto le añadimos que Bigott no pronuncia un palabra durante hora y media y que, pese a todo, o precisamente por eso, cae estupendamente bien, ya tenemos creado todo un señor personaje. 

Pero sobre todo, Bigott tiene talento. A veces su profunda voz remite a la de Bill Calahan, lo que no está nada mal, y cuando la cosa se pone seria y toca meter una balada ("Clarin") lo hace con sentimiento y profesionalidad. Se rodea de otros cinco músicos en el escenario, entre los que destacan (para bien) el conocido productor Paco Loco con un sinfín de instrumentos y (para mal) las dos voces femeninas que hacen los coros, con demasiado protagonismo y un punto cursi. A veces, meter a tanta gente encima de un escenario tiene sus inconvenientes y, quizás por ello, el sonido no se afinó como se debería en canciones como "Cool Single Wedding" o "Vaporcito". 

Más que folk o americana, la música de Bigott en directo es más cercana a la de una pista de baile. Parece que los tiros van por fotocopiar la fórmula de "Cannibal Dinner", a la que dejaron en un segundo plano metiéndola por la mitad del repertorio sin que desentonara ni un ápice con el resto. El artista zaragozano puede presumir de nutrirse de una rica variedad estilística (pop, folk, americana, ritmos tropicales), pero cuando sube al escenario sus canciones acaban por coger hechuras de pop bailable, lo que no es necesariamente negativo. Va muy bien para animar al personal y pasar un rato estupendo, pero en el camino también se pierden matices y detalles que son los ingredientes con los que se termina de moldear el talento. 



Viernes 08/10 2010 Sala 2 de Apolo. Barcelona.
Folk espiritista y de sanación
por Ana Llurba - IndyRock
Fotos: Celina Bordino - IndyRock

Sólo si alguna vez has vivido la experiencia de llenar tu carro hasta las narices  de polvo cruzando por el extenso desierto de Monegros, o si has tenido la oportunidad de escuchar a Omael, el zaragozano de la  bicicleta que lee el futuro con la astrología,  comprenderás  la particular estética musical de este crooner aragonés. 
Residente honorífico de Zaragoza, Bigott le ha pasado el plumero a las pretensiones de los referentes del folk español. 

Como si lo hubieran extirpado de algún olvidado rincón de Alabama, este fenómeno paranormal canta sus sublimes composiciones en un nacarado inglés “para que no se entiendan las tontadas que dice”. Y, aunque los pasquines canonizaran su último disco (“This is the begining of a beautiful friendship”, Grabaciones en el mar) y participara del cartel de mega festivales como el Primavera Sound, FIB, Heineken, Faraday y el francés Europavox, Borja Laudo aún no se deja seducir por los laureles y sigue acojonando a los entrevistadores con sus salvajes disparates. 
El viernes pasado cumplió, con rigurosa puntualidad, los horarios previstos para  su concierto en Barcelona. Sin grupo telonero, Bigott y los suyos arrancaron la velada con los lentos acordes de “The New Pornographers” (Fin, Grabaciones en el mar, 2009), seguida de “Trois je te aime” y “Afrodita Carambolo” del mismo disco.  Con una poco agraciada voluntad coreográfica, Borja  acompañó su repertorio con una estrafalaria danza erótica sobre el escenario. La misma fue celebrada con frenesí durante la ejecución de “Sparkle motion”, por una audiencia que acompañó a coro casi todos los estribillos. Pero, la espontánea euforia  devino   hacia la serenidad de saudade y melancolía contenida en los acordes de “The party”, cantada a coro con Clara Pernicer.   A ésta le siguieron las dulces cadencias de “My my love” y la  extravagante “I´m a little retarded”. 
La velada continuó con la celebrada “She is my man”, donde pudimos apreciar los contoneos de su sudorosa barriga. Además, hacía el fin del concierto, mientras sonaba la esperada “Dead mum walking, el crooner aragonés se lanzó sobre  los espectadores, que lo pasearon unos metros cerca del escenario.

Aunque Borja Laudo afirme que “los americanos son unos atrasados y nosotros sólo unos aficionados”, su cóctel de folk atmosférico, de guitarras vampíricas  sumada a la aguda ironía sembrada en sus letras, deviene una sugestiva sesión de espiritismo por el sur de la América profunda. Y esto se hizo evidente en su show en vivo, sobre todo, en canciones como “Horses back” donde se asomaba la alargada sombra de Johnny Cash, como invitado de honor. Sin embargo, su humor y sus histriónicas  y disparatadas  coreografías le sumaron un plus de personalidad a su perfomance en vivo. 
Por eso, y sólo por eso, in Bigott we trust.



http://www.myspace.com/myspacebigott


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine




Bigott en Teatro CajaGranada - marzo 2012

Viernes 08/10 2010 Sala 2 de Apolo. Barcelona.

.



--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es