--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS

 
News - Noticias -todo sobre Radiohead


The King of Limbs


Radiohead en Paris 10 junio 2008 - Fotos por Laurence Boisnard


'In Rainbows',número uno en UK 
RADIOHEAD - In Rainbows (Disc 2) por Juan Gallardo Comentario
Los maravillosos colores del arco iris
por Juan Gallardo - IndyRock # 


AMNESIAC, letras, datos
KID A | letras |comentarios
Hail to the thief , LETRAS EN ESPAÑOL

Daydream Festival en Barcelona Fotos directo +"Off Computer" /12 /6 /08
Radiohead en el Foro del Sol / México
Crónica de un concierto muy esperado Por Alejandra Hidalgo
Radiohead en Río de Janeiro / Brasil
Radiohead abre el Quilmes / Argentina
28,000 personas ven a Radiohead en Chile
Galerías >100


Fotos directo giras
1994 / 1997 / 1998 / 2000 /2001 / 2002

Radiohead en  México /  Brazil / Argentina 
.
Radiohead * 
Archivo histórico * Hemeroteca * Archive * datos
RADIOHEAD EN IMÁGENES: 7 TV Commercials - By Fernando M. Navarro
Nunca olvides que hay que dejar de respirar justo antes de ver el rostro de tu asesino. En caso contrario te llevas su recuerdo al infierno y no te abandona hasta que aniquilas, uno a uno, a todos los miembros de tu familia.

- Dentro del objetivo pasa algo.
El director de fotografía te requiere de inmediato. Está preocupado. Se acerca a ti en silencio y te insta a mirar por el objetivo. Lo observas seriamente. No está bromeando. Miras. Un destello oscuro como tu pasado te ciega por un momento. Un mosquito se te ha introducido por el ojo. Empiezas a querer morir. 
- Que demonios pasa ahí dentro. 
Te mareas. Te caes al suelo. Te sientes realmente mal, y puedes oír al pequeño insecto anidando en tu cerebro. Las uñas se te caen. Te levantas torpemente. Mientras, de tu nariz gotea débilmente un fluido que si no fuera tan oscuro jurarías que es sangre. Reconoces una voz en tu interior. Es hora de rodar. 
00:01 High and Dry 
En el sur de Norteamérica, se esconde un secreto, custodiado por cientos de monstruos. Polvorientos, raquíticos o muy gruesos, silenciosos o ruidosos como nuestro corazón. Son los pequeños diablos del gótico americano. Ladronzuelos o hombres atados a maletas, matrimonios consumidos por el hastío o pequeños niños, futura carne de hamburguesas. Los chicos escarban bajo la crema de cacahuete y descubren que es mucho más oscura y peligrosa de lo que parece. El café toma un color rojizo casi morado, como la sangre del pecador, negra, sucia. El hombre aferrado a la maleta llora en el baño, y los delincuentes escapan arropados por la comida basura. Pero algo (como casi siempre en el infierno) sale mal. Nunca sabes exactamente que ha sido. Quizá un pequeño destello te ha hecho perder los papeles, o confiarte demasiado y has olvidado que también hay que vigilar el cielo, pues es de allí de donde llegan las peores amenazas. El hombre de la maleta muere aferrado a un teléfono (hay tantas muertes como esta) y los ladronzuelos son cazados por las llamas mientras celebran su victoria. Nunca olvides echar un vistazo 
debajo de la cama o al vientre de tu chico, allí suelen esconder los tipos listos las armas. Aunque quizás sea demasiado tarde. 
00:02 Fake Plastic Trees 
Te acercas a comprar al super. Tu madre, aferrada a aquella estúpida silla desde hace meses te ha encargado algunas cosas. Caminas con la vista distraída, pensando en aquella chica, sí, la del pelo verde. Nunca olvidarás que no sabes su nombre (y es por que ella no te lo dijo). Un perrito sintético te olisquea mientras vas a entrar. Sus ojos brillan como sólo un modelo japonés puede hacerlo. Una vez dentro del super un resplandor anula por completo tus sentidos. Pero no es el tipo de resplandor que se siente cuando la chica te besa o el tanto sube al marcador. Es de una luz menos potente, un resplandor amarillo y viciado. Olvidas que demonios es lo que tenías que comprar. Pero descubres que algo pasa. La leche es azul. No recordabas que fuera de ese color. " Siempre pensé que la leche era blanca". Esta puede que sea de mejor calidad. Por eso es azul. Y esas patatas tan verdes parecen mucho mejores que las ocres, aburridas y polvorientas que cocina tu madre. Estará orgullosa de ti, estas comprando las mejores patatas verdes de todo el super. Quizá algo de esa carne amarilla acompañe bien. Estás un poco confuso. Mientras la cajera te sonríe maliciosamente, no puedes evitar pensar que algo raro pasa. " Esto de dormir tantos días seguidos no debe de ser bueno, cambian los colores de los alimentos". 
00:03 Street Spirit 
Alguien se revuelve en la cama. El niño tiene que levantarse. Aún es muy tarde. Es una de esas noches en que el tiempo se detiene y necesitas que aparezca por fin la luz del sol y esta no aparece. Uno de esos momentos en los que los monstruos salen de los armarios, las adolescentes caminan solas por el borde de las autopistas, y en algún sitio (en un bosque, muy al norte) un perro se transforma pausadamente en lobo. Una vez más al despertarse descubre que no vive en una casa normal, sino en la estúpida caravana donde sus padres pretendían recorrer todo el país. Pero llevan en ese lugar, rodeados de demás familias, con otras tantas caravanas, cuatro años. Se asoma a la ventana. Tiene miedo. Pero eso le gusta. Se pone una camiseta muy fina y sale. Comprueba como, lentamente, están empezando a llover insectos. Hacía tiempo que no pasaba. Las tres viudas lo saludan, un precioso caballo pasea tranquilo por entre los coches. Y el niño tiene miedo. Pero eso le gusta. Un tipo parecido a un ángel en vaqueros se le acerca y le cuenta que sus padres morirán y que algún día el también y que heredará un cáncer y una caravana. Y un hombre, entretanto, espera tranquilo a que la cara se le termine de romper, sabiendo que no podrá recomponerla esta vez. Y el niño tiene miedo. Pero eso le gusta. Y las criaturas que lo rodean se elevan, bailan y los padres terminan de descansar. Pronto será de día. Al niño le gusta el miedo, por que está moldeado con esa cera tan particular que poseen solo algunos, y que te dota para llorar con la alegría y reír con la muerte. Para volver a tu falsa cama en una falsa casa sabiendo que otra de estas noches lloverán insectos y tendrás miedo. 
00:04 Just
No puedo estar toda la vida preguntándome el porqué. 00:05 Paranoid Android
Robin es pequeño, triste y de colores. Pero los colores de Robin, aunque vivos, son unos colores dolorosos. Sale con su amigo a beber algo y es golpeado (a quien cojones nunca le ha pasado esto). En los bares hay mala gente. Gente que esconde hachas en sus maletas, orondas camareras que te ofrecen sus dudosos encantos, tipejos con cabezas en el estómago. Robin no quiere vivir la vida que vive. O quizá si, pero necesita descansar. Todos necesitamos dormir un día bajo el cielo. Entonces Robin se sube a una farola y decide simplemente mirar y descansar (momento bello, sobrecogedor, tan sincero como grave). Y un helicóptero pilotado por un angelito simpático lo recoge y se lo lleva, y lo devuelve cuando han pasado algún rato juntos. Mientras el político automutilado cae al agua (momento durísimo, impactante, demoledor, inusual, de esos que se dibujan con los dedos cortados). Y mientras Robin y su amigo se marchan en el mismo Taxi que los llevó al fin de la ciudad, el político, el trajeado, empieza su nueva vida en un árbol. No puedo decir más. 00:06 Karma Police 
Nunca olvides que hay que dejar de respirar justo antes de ver el rostro de tu asesino. En caso contrario te llevas su recuerdo al infierno y no te abandona hasta que aniquilas, uno a uno, a todos los miembros de tu familia. Entonces pasas a convertirte en sombra. En un coche, muerto de frío, se revuelve un espíritu. Tiene el pelo muy corto y conoce tu nombre perfectamente. Dota a la escarcha de cuerpo y conduce siempre en línea recta. Al otro lado, un pecador. Grande, casi como un gigante que acaba de devorar a una bella niñita. Corre desesperado. Prefiere no mirar atrás (inteligente decisión) o cuando lo hace desvía levemente la cabeza hacia el cielo, o la tierra, nunca hacía su perseguidor. Poco a poco el automóvil se va acercando a esta criatura desgraciada. El sudor de la bestia cae al asfalto y se derrite. Es una carrera para locos. Un juego desquiciado que se repite una y otra vez en tus peores sueños o tus más hermosas pesadillas. Y entonces el coche se detiene. Las luces alumbran al pobre hombre. El demonio espera. De pronto, un reguero de gasolina aparece a los ojos del gigante como una brecha de esperanza. Echa mano a sus fósforos. Cuesta trabajo encenderlos, las manos están muy húmedas y puede sentir un leve temblor en sus dedos. Sin duda eso es el terror. Pero cuando el pequeño fantasma del automóvil decide barrer al gigante, las llamas se expanden. El espectro decide huir, pero es demasiado tarde. Hasta a los espíritus ígneos los consume el fuego.
00:07 No Surprises
La cabeza tiene algunas contusiones. Pero eso no impedirá que te manden al espacio interior, al océano. Allí vives entre algas y un zumbido azul, grande y poderoso, el vértigo. Trabajas mucho para intentar conseguir una respuesta antes de que esos hombres de verde que lo controlan todo, decidan que ha llegado la hora. Dentro de la fosa, olvidas el rostro de tu chica y como se llamaba el hijo que perdisteis. Olvidas tu risa y te sorprendes cuando compruebas que tus miembros y el olor de tu cuerpo es más negro de lo que te dijeron los doctores. Es una idea descabellada curar esa enfermedad en el fondo más antártico del mar. Pero no tienes otra alternativa. Has analizado todos los moluscos que tenías que analizar y puedes sentirte orgulloso de ser amigo de ese tiburón blanco que todos los días viene a devorarte un poco más el vientre. Sabes que nunca te sacarán de ahí. Se han olvidado de ti. Tu nombre, mal escrito en una enciclopedia multimedia es lo más cerca que estarás de la tierra. Ahora te pudres en el mar, y decides que lo mejor es que el agua te inunde hasta morir. Lo haces, pero en un último momento, cambias de opinión. El tiburón volverá mañana. Prefieres morir lentamente, devorado por el escualo, pudriéndote entre las algas. Así tendrás más tiempo para recordar.
00:08. Bonus: Rabbit on your Headlights.
Aquel tipo que nos mira en un banco, en el parque, muy tarde, cuando sólo quedan bichos, animalejos y perros de presa, rapaces y duendes negros, es un profeta. Anuncia las estrellas y los cometas, nos grita que el cielo se le cae encima cada noche, mientras devora los restos de algo que parece carne. Tiene una enorme herida en el pecho, dicen que lo apalearon, pero él afirma que fue una noche, en que Dios se lo llevó para enseñarle la Tierra Prometida. Aquel tipo, tiene miedo de la luz de las farolas y de los uniformes de los basureros. Le recuerdan mucho a algo. Son como la gente que lo rapto aquel día, mientras caminaba bajo la luminosamente muerta luz del desierto. De pronto su báculo empieza a sangrar. Al principio suele asustarse, pero con el tiempo se acostumbra a todas las maravillas que Dios expresa delante de sus ojos día tras día. Lo que más le fastidia es ese quejido que escucha una y otra vez dentro de su pecho. Esta noche, le molesta especialmente. Intenta hablar levemente con la última pareja de adolescentes que quedan en el parque. Permanecen allí hasta tarde para darse besos. Hoy por fin ella ha permitido que le acaricie los senos. Están nerviosos y se marchan a casa. Pero no va a ser posible. El profeta no soporta el dolor del grito de su pecho. Los chicos se asustan. Les dice que es palabra de Dios, que no hay que temer. La chica grita. El novio golpea al profeta. Este se queda muy quieto. Intenta escuchar lo que Dios le dice. Pero ahora no le habla. " ¿Señor espero tus palabras?". Pero es en el silencio del Dios cuando los profetas escuchan sus gritos. Ante este silencio el profeta le destroza la cabeza al chico. La niña grita, pero un zarpazo de la bestia la decapita. El parque está en silencio. El profeta encoge el rostro. Sujeta con fuerza su poco pelo canoso y comienza a arrancarlo. Presa de la locura, ensordecido por el silencio del Altísimo. Entonces con arañazos secos, las uñas sucias, largas, muy afiladas, se abre el pecho. Escarba buscando el chillido que lo atormenta. Vacía su pecho buscando entre la sangre y las vísceras algún resquicio de santidad, algo divino. Pero el olor de su sangre es demasiado dulce como para pertenecer al cielo. Y mientras, rellenando de nuevo su pecho, un poco resignado, reconoce para sí, lo que ya conocía pero se negaba a creer. Que su naturaleza sólo pertenece a Satanás y que es a este a quien pertenece la Tierra. Tal vez alguna madre llorará aquellas dos muertes.

 



VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine



News - Noticias -todo sobre Radiohead
GALERÍA DE FOTOS * RADIOHEAD * DIRECTOS
TEMAS CON TABS en IndyRock * Radiohead

.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es