--
.



* PÁGINAS Y AGENDAS


Benicassim 
Inicio
.

FIB 2004
Tercera Jornada
 7 agosto 2004
Fotos Deborah Marin - IndyRocl

Textos Violeta Kovacsics - IndyRock
.
Fue el día de la fiesta de Scissor Sisters y Primal Scream. El día de la venganza de un Lou Reed al que le habían llovido las críticas tras su actuación en el Xacobeo. Pero sobretodo el día de Morrissey, sin duda el gran cabeza de cartel de un festival que anda persiguiéndole desde su primera edición. Su plantón pasará a la historia, aunque no de la misma manera que el concierto de los Pet Shop Boys. Mozzer y compañía aseguran que buscaron soluciones, lo mismo afirman desde la organización. Poco importa, lo cierto es que la mayoría de asistentes se quedó con el corazón helado al conocer la noticia, anunciada media hora antes de un concierto que no tuvo lugar.

Yann Tiersen / Clem Snide
Antes de que llegara el notición y se desataran las lágrimas, Clem Snide abrieron la jornada con un rock tan cercano a Uncle Tupelo como a las experimentaciones eléctricas de los Sonic Youth. La melancólica voz de Eef Barzelay se dejó de tristezas y optó por el rock directo de "Moment in the Sun" en un concierto que se desarrolló bajo la atenta mirada de Kurt Wagner de Lambchop.

Luego el día pareció torcerse. Lo de Morrissey fue un mazazo, dejémoslo ahí. Por suerte aparecieron los Scissor Sisters y con ellos la tristeza se transformó en diversión. Con Jake Shears como eunuco salido de los años setenta y Ana Matronic como diva los Scissor Sisters hicieron temblar el escenario Fiberfib. El funk de "Take Your Mama Out" calentó al personal a la espera de "Comfortably Numb", su versión festiva de Pink Floyd. El espectáculo avanzaba a medida que Shears se iba soltando la melena (y perdiendo piezas de ropa). Dedicaron una canción a Rick James, aunque eso no fue nada comparado con el homenaje que le haría Arthur Lee al día siguiente.
Las carreras de un lado a otro empezaron. Pude ver algo de Yann Tiersen antes de trasladarme al escenario Verde para ver a Lou Reed. Bastó para escuchar los equilibrios de Tiersen sobre el violín en "Sur le fil". Para los que iban a reeditar la banda sonora de Amélie el concierto debió ser una (grata) sorpresa. La sensibilidad del piano de "La Terrasse" poco tiene que ver con el sentimentalismo de Amélie. Ni el realismo y crudeza de su letra al enfrentarse a una ruptura con el artificio del filme de los Jeunet. Me quedé con Yann al piano y al violín, no sé si llegó a hacer gala de más virtuosismo, era la hora de Lou Reed. El hombre de Nueva York se sumó al derroche de clásicos de los Pet Shop Boys y Kraftwerk. El cierre con "Walk on the Wild Side" lo dice todo. Su interpretación de temas como "Perfect Day" o "Satellite of Love", en clave de lectura de los mismos fue de lo más contundente. Sobresalió la kilométrica "Venus in Furs" y su solo de violonchelo. Aunque su voz no volverá a ser nunca lo que era (lo mismo diríamos de Brian Wilson al día siguiente) Reed no podía dejar indiferente.


Planetas

De Belle and Sebastián queda poco por agregar. Benicássim los vio nacer, crecer (la mítica polémica sobre si debían tocar en el escenario pequeño o en el grande) y separarse (el adiós de Isobel Campbell). La fórmula sigue siendo la misma, aunque esta vez se descolgaron con una versión de "The Boy With The Thorn In His Side" para tranquilizar a los que habían ido a ver al ex de los Smiths. Quizás no hicieron más que ahondar en la herida. Les siguieron Los Planetas, otros asiduos del festival, que pudieron tocar ese "Cumpleaños total" que les cortaron hace un par de años. Más sobrios que nunca, dejaron a un lado algunas de las más solicitadas (alguien pidió "Un Buen Día", pero con lo de Morrissey no lo era) y se despidieron echando por los suelos toda la seriedad de la que habían hecho gala con los palmeros de la dimensión desconocida dando palmas sobre el escenario.
Por si alguien seguía pensando en Morrissey apareció Bobby Gillespie. Primal Scream son infalibles sobre el escenario. El huracán se inició bajo la forma de "Shoot Speed / Kill Light", "Accelerator" y "Miss Lucifer". Un psicólogo se frotaría las manos analizando el conjunto de letras, músicas y puesta en escena por parte de Bobby Gillespie. El torbellino eléctrico de "Sick City" debió resonar en toda la península. Por si a alguien no acaba de convencerle el contundente bajo de Mani o los susurros aterradores de Gillespie en "Kowalsky" (¿quién tembló con el "Radioactivity" de Kraftwerk?) siempre podrá acogerse a "Swastika Eyes" el himno electro-rock para los que aprendimos a bailar a finales de los 90. Fin de la segunda jornada y nada mejor para dormirse que contar cuántas veces corrió de una punta a otra del escenario Bobby Gillespie.



Primera Jornada
Segunda Jornada
Cuarta Jornada


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine


.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es