--
.




* PÁGINAS Y AGENDAS

 
.
El último concierto

 
Por JOSE IGNACIO GARCIA LAPIDO
La frase que más he oído esta semana es ésta: «Seguro que vendéis un montón y
os tenéis que juntar de nuevo» Lo cierto es que no debimos ser demasiado
convincentes cuando anunciamos la separación; todavía ahora, cuando nos entrevistan,
algunos preguntan si vamos a hacer gira de presentación ... (¿?) hicluso yo no sé si utilizar
la primera persona en singular o en plural; es una especie de 'vivo sin vivir en mí',
'estarenos muertos pero nos queda mucha vida por delante'... no sé, no sé. Para que no queden
dudas al respecto, el disco se titula "Ultimo concierto". Sí, último y no penúltimo como le
gustaría a más de uno, pero como dijo el trovador: «La vida es así, no la he inventado yo».
Con la edición de este disco no hemos pretendido ganar batallas después de muertos,
como el Cid; tan solo nos hemos dejado llevar por las peticiones de amigos y seguidores
(tenemos unos fans con gran capacidad de convicción) y el resultado de esas 'presiones'
es este 'doble en directo' del que me toca escribir. ¿Que qué hay dentro? Podría decir,
aunque quede mal, que hay 'mucho y bueno'... pero es verdad: ahíestán los
Cero durante más de dos horas diciendo hola, agitando sus cabezas, aporreando
sus instrumentos, sudando, distorsionando, acoplando sus guitarras,
diciendo adiós y la gente aplaudiendo.
¿Qué más puedo decir? Eso que se leía antiguamente en las contraportadas
: ¡disfrutadlo poniéndolo al máximo volumen posible!!
(Comentario publicado en IDEAL 8-11-96)
....
El Ultimo Concierto
(Del libro 091)
El silencio de la noche ayudó a propagar los sonidos distorsionados de las guitarras.
La luna se sumó a la contemplación, al salvaje baile de los desesperados.
Una Gibson SG negra lloraba al viento. Los buffers marcaban las cotas más altas
de la historia reciente del rock.
Miles de vátios hacían vibrar los tímpanos a punto de estallar.
Era la noche del adios, de la despedida,
del último acto de una obra para la que no existía un final. Gritos, saltos enloquecidos,
llanto en los ojos
y lágrimas en las mejillas. La noche comenzó como siempre, con acordes fronterizos.
Era el último concierto de Ceronoventayuno.
Quince años en la carretera necesitaban un desenlace, un momento para impresionar
en la retina del sentimiento las esencias del cruce de caminos. Un punto y final para quince
años de rebeldía que quizás fuese sólo un punto y aparte.
Los altavoces rasgaban por la fuerza de las guitarras mientras una voz gritaba a la noche
el dolor de su corazón malherido. ¡Cero, cero, cero...! en el grito convertido en himno.
Todos querían más, que la noche no acabase, que nunca se pusiera término
a la pasión desatada del rock. Lo inevitable tenía que llegar. 091 se convertiría en
historia, quedaría para el culto de los seguidores de una época, para marcar pautas
a otros que buscarán la evolución de la expresión musical en una raices
en las que ya está este grupo de jóvenes que han creado escuela.
Quince años de carreras, esfuerzos, éxitos, esperanzas y sinsabores.
.
.

-----


INDYROCK * SERVICIOS MUSICALES
Productoras
Estudios
Locales de ensayo
Salas de conciertos
Tablón de anuncios
Concursos
Academias de música
Realización de clips

IndyRock * Latinoamérica 
INDYROCK * INICIO






VÍDEOS DE DIRECTOS
Archivo histórico de IndyRock Magazine



.


--
 
Copyright IndyRock ©
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web...
Leer más y Política de privacidad
 
Contenidos informativos
Agenda de conciertos
Concursos
Noticias
Productoras
Tablón de anuncios... y + Más

Revista electrónica creada en 1997
Home * Portada
Servicios publicitarios
Créditos | Qué es IndyRock
info@indyrock.es

Naturaleza  y divulgación científica
waste.ideal.es
Dirección y edición
waste@diarioideal.es